HOY EN TIEMPO ARGENTINO

Un libro para repasar la relación entre literatura y dramaturgia

  En diálogo con Tiempo Argentino la dramaturga, directora y actriz Mariela Asensio y el escritor, poeta y periodista Reynaldo Sietecase reflexionan sobre la alianza creativa que lograron para plasmar una pieza teatral y un libro.

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News
Por: 
 
Ivana Romero
 Malditos (todos mis ex) comenzó siendo una obra de teatro que se estrenó en agosto del año pasado y que va por su segunda temporada en el Teatro del Pueblo (Roque Sáenz Peña 943). Allí, una mujer indaga sus vínculos amorosos desde que era adolescente y se enamoró de un póster de Jon Bon Jovi hasta la fallida convivencia con un ex que le reclama los discos, rehenes en la casa común. Claro que, cuando se trata de la dramaturgia de Mariela Asensio, cada detalle adquiere una intensidad nada anecdótica. Estas mujeres son viscerales, apasionadas, contradictorias. Así también son los diálogos con los varones que las seducen, las ningunean; mientras ellos admiten como pueden las heridas propias y ajenas. Lo singular es que esta vez, para construir este universo, Mariela estableció una alianza creativa con el periodista, escritor y poeta Reynaldo Sietecase. El resultado está en escena pero también se transformó en libro. Editado por Textos Intrusos y con prólogo de Claudia Piñeiro, Malditos incluye la obra pero también escenas perdidas y textos inéditos.  
Mariela y Reynaldo se conocieron hace unos diez años, cuando ella le pidió algunos poemas de su libro Cierta curiosidad por las tetas para su obra Hotel melancólico. El vínculo entre dramaturgia y poesía volvió a dar sus frutos esta vez. "En realidad la poesía está en toda la buena escritura. El buen teatro es poético, desde Shakespeare y los griegos hasta acá. Las obras de Mariela son ricas en imágenes, ritmo, profundidad y belleza. Para mí esos son los condimentos esenciales de la poesía", cuenta Reynaldo. Por su parte Mariela apunta que, para ella, "la poesía es el único arte que está vinculado a todo". "Respecto a la dramaturgia, sin poesía no tendría razón de existir. Me acuerdo ahora mismo del maestro (Mauricio) Kartun, cuando habla del actor poeta", explica.
A partir de estos acuerdos, Malditos resulta –según sus autores– un ejercicio de complicidad y una apuesta narrativa. "Después de establecer el tema y la idea central de que sería una mujer la que contaría su historial afectivo, los dos escribíamos y nos intercambiábamos los textos. De aquí que un monólogo 'intervenido' por el otro terminaba en una escena. A medida que se definían los personajes también los dotábamos de texto", cuenta Reynaldo sobre el método de trabajo. “"Nos divertimos y discutimos mucho. Y algo fundamental: los dos nos permitimos modificar lo escrito por el otro. Hubo mucha generosidad. Creo que el cariño y respeto que nos tenemos limó el amor propio que, a veces, impide la creación conjunta", agrega.  
Uno de los aspectos más interesantes y perturbadores de la obra es el modo en que las actrices transforman sus cuerpos en campos donde librar batallas internas. Los exhiben, los visten, los desnudan. En ese sentido, Mariela reflexiona: "Hace algún tiempo me di cuenta que en mis obras los cuerpos de las mujeres están siempre muy expuestos. Pero no de manera literal sino en sentido metafórico. No me lo propongo nunca, simplemente me sale así. Creo que las actrices con las que trabajo son tan talentosas que logran en sus cuerpos expresar lo que yo llevo en mi mente. Cuando dirijo, decido cosas muy concretas que esconden decisiones inconscientes sobre cuestiones más profundas que en el momento no vislumbro. Justamente esas son las decisiones que luego le aportan entidad a una obra, y es el público el que logra traducirlas."
El amor en Malditos nunca es romántico del todo. "Nuestro relato está más cerca de la vida real. Allí hay pasión, contradicción, miedo, egoísmo, desconsuelo, encuentros y desencuentros. Y mucho sexo, claro. Una de las preguntas que no se responden en la obra es justamente esa: ¿qué es el amor? Yo creo como Miguel Hernández que es una herida, como la de la muerte, como la de la vida. Una herida deseada, pero una herida al fin", opina Reynaldo. En ese sentido, Mariela dice: "Sólo puedo decir, y no por saberlo, sino por intuición, que no estaría nada mal que las mujeres cambiáramos algunos paradigmas a la hora de amar. Adquirir verdadera autonomía emocional. No afectarnos tanto. Esa podría ser una diferencia, nosotras sufrimos demasiado, y nunca vale del todo la pena."
Sobre la zona que se abre cuando una persona pasa a la categoría de "ex", Mariela opina que no necesariamente es un hecho dramático. "Quizás dependa de cómo fue el final ¿no?”, observa. Reynaldo es más categórico: "(El desamor) es horrible. Sobre todo cuando somos abandonados. El abandono es el gran tema de la literatura argentina. Desde el tango a Malditos, seguimos preguntando por lo mismo: 'Percanta, ¿por qué me dejaste? "   «
 
Agendar
 
Presentación
A las 20, en MU Punto de encuentro (Hipólito Yrigoyen 1440).
http://tiempo.infonews.com/2014/03/17/cultura-120667-un-libro-para-repasar-la-relacion-entre-literatura-y-dramaturgia.php
Página principal

TEMPORADA DE VERANO 2018

TEMPORADA DE VERANO 2018
MAR DEL PLATA. TEATRO AUDITORIUM.